Castellano | Catala

Elaboración

Desde el inicio del brote, se irá controlando las cepas, realizando los tratamientos necesarios y prudentes hasta llegado el momento de la cosecha. Modernas instalaciones de prensado con prensas neumáticas, donde se quita sólo la flor del vino y de fermentación a temperatura controlada, permiten conseguir unos vinos de gran calidad. Para el cava y el vino blanco, se seguirá el proceso de maridaje o mezclas de las diferentes variedades, un vez haya terminado la fermentación y los traspases. Procesos previos para determinar los tipos de maridaje que habrá que realizar para obtener posteriormente los vinos bases para los diferentes tipos de vinos y cavas.

Una vez estabilizados los vinos se procederá, unos a embotellar para venderlos como vinos jóvenes, aromáticos y afrutados, y los otros se hará el tiraje para el cava guardando las botellas en la penumbra de las cavas (quitar la y) a una temperatura constante, botella a botella en una posición horizontal, donde se producirá la segunda fermentación.

Los distintos maridajes permitirán la crianza de un mínimo de tres años para los tipos Nature, un mínimo de dos años para los Bruts, y para los secos y semi un mínimo de 18 meses.

Los vinos tintos de crianza se guardan en barricas de roble un mínimo de 18 meses tras los cuales se embotellan y se guardan en las cavas donde se controla hasta el momento óptimo para salir a la venta.